Comportamiento y conservación

El comportamiento animal es uno de los fenómenos más diversos en los ecosistemas,
cuyas consecuencias alcanzan los distintos niveles de organización biológica. Por ejemplo, las
decisiones de los animales determinan la probabilidad de encontrar y explotar un recurso en el
ambiente influyendo de este modo en su estado interno, lo cual tiene un efecto directo sobre
el proceso de dispersión, los movimientos estacionales y la selección de hábitat. Pero
también influyen en procesos ecológicos más generales como por ejemplo las invasiones
biológicas y la transmisión de enfermedades, los cuales afectan a la dinámica poblacional de las
especies. Por ello, el estudio del comportamiento animal provee una herramienta sumamente útil
para la biología de la conservación.
Como Grupo de Investigaciones en Biología de la Conservación abordamos el estudio
del comportamiento animal desde dos perspectivas principales: el movimiento y la personalidad
de individuos de vida silvestre. El estudio del movimiento nos permite identificar el uso que los
animales hacen del ambiente, lo cual constituye un requisito primario para la elaboración de
planes de manejo y conservación. Además, las decisiones de movimiento de los animales nos
dan indicios de los compromisos que deben afrontar en relación a las ganancias y pérdidas
energéticas, a las interacciones con otros individuos y al riesgo al que están expuestos. El
estudio de la personalidad, por su parte, nos permite identificar variaciones a nivel de individuo
que influyen en las decisiones de movimiento. Estas diferencias resultan útiles para predecir,
por ejemplo, los patrones de dispersión, el uso del espacio, la historia de vida y los patrones
forrajeo. Por lo tanto, el estudio del movimiento ligado al de personalidades mejora el
entendimiento integral de la ecología de una especie tanto a nivel individual como poblacional,
permitiendo el desarrollo de estrategias de conservación adecuadas a las distintas especies.
Como parte de este proyecto, estudiamos los movimientos migratorios de los Jotes
Cabeza Colorada (Cathartes aura) para comprender en qué medida las variables ambientales,
como la topografía y el clima, y las variables antrópicas, como el alimento disponible que
proveen nuestros desperdicios, influyen en sus patrones de movimiento. Además analizamos el
servicio ecosistémico que la especie provee removiendo desechos orgánicos del ambiente en
toda su distribución.
El Cóndor Andino (Vultur gryhpus) es una de las aves voladoras más grande del mundo,
lo que las enfrenta a restricciones en cuanto al uso del espacio, ya que necesita condiciones
topográficas y climáticas que le permitan volar sin grandes gastos de energía. Estas aves son
muy longevas y transitan una etapa de inmadurez extensa durante la cual exploran nuevas áreas
y a menudo atraviesan ambientes donde la probabilidad de encontrar alimento o refugio es
menor. Por estos motivos, buscamos describir la ecología del movimiento del cóndor andino en
diferentes etapas de su desarrollo. Nos centramos en aspectos básicos como la delimitación de

áreas de acción, pero también en la elaboración de modelos que permitan predecir sus
movimientos frente a cambios en el ambiente, e intentamos interpretar cómo los factores
externos y el estado interno (estado sanitario y personalidad) de los individuos juveniles afectan
sus decisiones de movimiento durante el periodo de dispersión.
El Águila Mora (Geranoaetus melanoleucus) es una de las aves rapaces más abundantes
en el norte de la Patagonia Argentina. Nuestro principal objetivo con esta especie es comprender
cuáles son las características del ambiente que favorecen el establecimiento de territorios
reproductivos y cómo responden ante distintas intensidades de disturbio producido por el
hombre en su entorno. Buscamos comprender en qué medida la disponibilidad de sitios para
anidar y de alimento, junto con otras variables ambientales, determinan la distribución de la
especie en el paisaje. Asimismo analizamos cómo la personalidad de las distintas parejas puede
determinar cuán tolerante y resistente es la especie ante disturbios producidos por el humano.
El estudio del comportamiento, es una herramienta útil para predecir las respuestas de
los animales frente a los cambios en el ambiente. Estos estudios facilitan la comprensión de las
dinámicas poblacionales y de la ecología de las especies en cuestión y una posterior aplicación
en las medidas de conservación.